EDICIÓN IMPRESA 171 - Aterciopelados supera la terapia

Edición impresa publicada en el semanario TalCual del 27 de mayo al 2 de junio de 2016

Andrea Echeverry y Héctor Buitrago están en paz con su pasado. Pasadas dos décadas desde su debut y también desde el impacto de aquel álbum El Dorado, los Aterciopelados se permiten revisar su propia historia, espantar los demonios de los recuerdos y agradecer tanto éxito y experiencias. Todas ellas. De amor y dolor, entre dos músicos que fueron pareja, fueron y vinieron para finalmente reencontrarse. 

Según la cantante y compositora, el ejercicio retrospectivo "ha estado chévere. A mí me hartaba el pasado y ciertas canciones, pero comencé a mirarlo diferente. Es ver lo relevante, el poder de las canciones que llevan a la gente por un túnel del tiempo a otras épocas de su vida, y montarnos nosotros allí para sentir esa energía de jovenzuelo punk. Eso está bueno", dice Echeverry. 

Su compañero sostiene que al reagruparse como Aterciopelados el primer impulso fue escribir material nuevo, pero "pudimos ver la carrera en retrospectiva, valorarla mucho, agradecerla". 




Reencontrarse con el pasado los condujo a un concierto muy aplaudido en Bogotá, con más de 20 canciones emblemáticas, y a la grabación del nuevo DVD Reluciente, rechinante y aterciopelado, un concierto de 11 piezas grabado en 2015 cuyas pistas están en Youtube, con invitados como León Larregui (Zoé), Macaco, Catalina García (Monsieur Periné). 

Para lograr el repertorio, conciso, trabajaron con el productor Rafael Arcaute (Calle 13). "Fue un trabajo minucioso, el man es bien cuchilla. Hacer una grabacion en concierto es muy delicado, porque debe tener lo espontáneo y energía del en vivo pero estar muy perfectico. Hubo una preproducción muy delicada, como en los arreglos. Decidimos hacer esos 11 temas porque eran los que estaban mejor cuajados. Nos pareció bueno tener clásicos, y una canción de cada uno solista", cuenta la mujer que compuso también la única pieza inédita del trabajo, "Re", que rinde homenaje al disco homónimo de Café Tacuba y nació al combinar palabras que comenzaran con la sílaba, revisando un diccionario. 

Ese único tema nuevo, "que ya queda como parte de este álbum" tiene estética ranchera y "onda retro", según Buitrago, "a pesar de que los arreglos son de Aterciopelados 2016. Allí se juega con el espíritu de México, de Colombia, de la ranchera, de la música popular". Dice el también arreglista que las canciones fueron trabajadas como de 2016 y no solo para replicar el sonido de años o décadas pasadas. Se nota, asegura, "en las voces, en los coros, hay teclados con esa electrónica que ahora tenemos". 

La canción "Re" forma parte de un trío de piezas que compusieron para un próximo trabajo. Las otras dos, "Manifiesto Colibrí" y "Yo amo mis piernas" serán sí incluidas en un nuevo larga duración de estudio que tiene fecha 2017. Será un regreso formal luego de nueve años sin publicar material de estreno. Esas canciones que se han venido tocando ya en directo, a juicio de Echeverry, muestran "por dónde va la vaina, un poco de feminismo, de ecología, de derechos humanos, pero también de estar contentos, del baile. Estoy empeñada con el baile. Muchos de los arreglos de este DVD que comienza con el triptico de 'Baracunatana', 'El estuche' y 'El álbum' bien bailadito. Es una buena herramienta frente a lo que está pasando maluco. Música bonita para mover el cuerpo y desahogar tantas cosas". 

Ese próximo álbum contendrá canciones compuestas por Héctor y por Andrea, quienes están trabajando "cada uno por su lado, pero también queremos juntarnos para ver qué sale". 

Los músicos estuvieron en Caracas en una gira de medios para promover ese nuevo lanzamiento, en un país donde las ventas de discos están por el suelo, los precios por las nubes y los conciertos son tan escasos como el arroz (curiosamente, símbolo de abundancia en un país normal). La rueda de prensa mostró las obvias precariedades de la escena local. Esperemos verlos en concierto pronto. 

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV