FOTOS + VIDEO - La fiesta mexicana de Okills


En un estudio de grabación de Ciudad de México se internó Okills para registrar una nueva canción. Se trata de una versión de un tema que forma parte del catálogo de una banda chilena que será homenajeada con un álbum tributo. Varios artistas mexicanos, y este grupo venezolano, asumirán canciones de ese trío de Chile que acumula ya casi 30 años de carrera.

Allí está Kmarón, el guitarrista, poniendo capas y capas de guitarras, y hasta el sonido de un órgano de tubo, mientras Alberto Arcas incorpora acordeón y su voz. El resultado es expansivo, caribeño, de alma tropical. Es el material que se estrenará durante el primer semestre de este año, aunque el vocalista dice no poder adelantar detalles.


En paralelo, Okills trabaja cual malabarista: mientras se embarca en una gira mexicana para presentar su disco América Supersónica, negocian más shows y adelantan la preproducción de su siguiente material discográfico. "Este es un año de mucho trabajo, de toques, de darnos a conocer porque es una carrera de resistencia aquí donde hay tantas bandas", dice Alberto Arcas.


Por ahora, aunque no tienen productor definido, ya acumulan unas 40 canciones escritas, de las cuales incluso hay favoritas para incluirlas en ese segundo larga duración. "El disco saldría para el año que viene. Ya tenemos una lista de favoritos para la producción, y todos son venezolanos porque allá hay un talento increíble", confirma el músico.


Al determinar quién asumirá esas riendas, vendrá la conversación sobre cuáles temas funcionarán para el nuevo álbum. Arcas asegura que ese trabajo sonará aún más caribeño, más tropical, sin perder la esencia originaria de la banda que, asegura, está dando un giro. "Estamos trabajando canciones más orgánicas, con guitarras acústicas y percusión, una onda mucho más latinoamericana", añade.


Alejandro Bautista viajó a México desde Caracas para asumir el rol de baterista y percusionista del grupo, además participando de los coros gracias a su experiencia también como cantante. Con "Drito" se han asumido las nuevas fechas, aunque poco salga todavía en los materiales gráficos promocionales.


Okills tiene contrato con Los Manejadores, una firma de representación artística que los ha llevado a dar conciertos en tarimas y lugares de todos los tamaños, desde salas nocturnas hasta ser teloneros de Incubus. "Nosotros llegamos con un disco bajo el brazo y tocamos todas las puertas posibles, sin pararnos en detalles. Hay que trabajar, hay que tocar, porque somos una banda más en México, y se trata es de creer en lo que haces".  Arcas aclara que la banda aún vive del "día a día" sin cuentas abultadas.


Okills tendrá un segundo semestre bastante movido y pretende cerrar el tour México Supersónico en Caracas. "Al manager le gusta la idea. Hemos tocado algunas puertas en Venezuela para hacerlo posible". No está fácil, y la banda deberá asumir incluso que, debido a los costos, es probable que no solo no les sea retribuido ese trabajo sino que deban hasta cubrir costos de su propio bolsillo.


Por cierto que en México también se anunció esta semana que el nuevo disco de La Vida Bohéme está listo y fue producido por el puertorriqueño Eduardo Cabra, el "residente" de Calle 13. Pronto comenzarán a mostrar sus canciones.


Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV