EDICIÓN IMPRESA 166 - José Delgado tiene Algo que contar

Edición impresa publicada en el semanario TalCual el 15 de abril de 2016.
José Delgado aprendió a soltar, a dejar ir. Músico y compositor, es de los que defiende que, por la música, se hace todo. Pero desde que comenzó su última exploración, se abrió a dejar que las riendas se movieran con menos tensión y incluso que otras manos pudieran asirlas, como las del productor Edwin Arellano.
Su segundo nombre ya no juega en este nuevo esquema. El Alejandro debió estacionarlo, junto con los colores que lo acompañaron en entregas anteriores. El nuevo disco de José Delgado, Algo, es el quinto de su discografía y el primero ilustrado con una fotografía en blanco y negro, en contraste con las coloridas portadas de A pedal y bombaRueda libre.
"Comencé un proceso en el que estaba viendo las cosas en alto contraste, en blanco y negro, en claroscuro. Así sale la canción "Algo". El disco se llama así porque ese tema marcó esa línea de búsqueda, aunque luego otros reflejan más colores y mucho humor. Según el cantautor, el proyecto para este álbum de 12 piezas comenzó "bastante intimista, echando el ojo sobre las oscuridades que uno tiene, cosas que no están a la vista, que no has logrado decodificar desde la razón, desde lo que está a la luz".
Algo condensa piezas con aire gospel ("Coffee and tea"), jazz ("No te vayas"), cabaret ("Cuando todo vuelva al centro"), ritmos gitanos ("Cuestión de segundos") pop ("Mi poder"), décimas sobre música llanera ("Las malas lenguas") y hasta salsa ("Alacrana", "Soy de esta ciudad"). Además, Delgado muestra composiciones pequeñas, sobre guitarra, voz y lírica ("No te vayas lejos").
Este álbum representó para José Delgado buscar "cosas distintas, cambiar el formato de composición. Empecé un viaje desde lo minimalista. Yo pensé que el disco sería guitarra y voz o cuatro y voz. Era como comenzar de cero. Luego las canciones comenzaron a tomar su forma y a ir pidiendo más instrumentos", dice quien confirmó ser -como diría Kevin Johansen- un desgenerado, ajeno a definiciones de géneros musicales.
"Comenzamos con 20 canciones y fuimos decantando, decidiendo la atmósfera musical, los formatos. No deja de ser un viaje íntimo, sino que tiene su propia banda sonora. Por eso me paseo por todos esoos géneros sin necesidad de quedarme amarrado a ninguno. Yo soy toda esa mezcla", afirma Delgado.

Ahora el cuatro no es un instrumento protagonista. "Físicamente el cuatro está en 'Las Malas Lenguas', pero eso y mucho de nuestra música tradicional está siempre en mí porque yo lo estudio mucho". El claroscuro de José Delgado también se cuela en sus canciones.
En blanco y negro, y a pesar del ritmo, le canta a Caracas con menos ilusión que en otros tiempos. "Desde la primera frase, esa que dice 'Soy de esta ciudad que baila con un cuchillo en la cintura, que besa y que te acaricia entre la espada y las paredes', es como un pégame pero no me dejes. Claro que tiene que ver con el tiempo social, con el tiempo de la calle, de nuestra ciudad, de nuestro país. Son tiempos convulsos y uno busca el centro del corazón a ver qué tiene, como humanos", habla el compositor de la pieza que abre el LP, "Cuando todo vuelva al centro". Todo un mensaje de quien se afilia a una posición política que hoy sufre, con el resto del país, las consecuencias de un liderazgo borracho de poder y petrodólares.
Algo, de José Delgado, es un disco hecho con cuidado. De producción independiente y sin la participación, como en sus antecesores, del Centro Nacional del Disco, tiene una versión en físico como de otra época: con todo y cancionero. Se podrá comprar en discotiendas pronto, cuando se anuncie a través de @JoseDelgadoSon en Twitter. En digital, ya se puede conseguir en bolívares en cusica.com.

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV