EDICIÓN IMPRESA 162 - Tour "Óyeme tú"


"Seremos como Cuba", se ha escuchado decir a muchos furiosamente. Nada más lejos de la verdad. Venezuela, en todo caso, es cada vez más la Cuba que está dejando de ser.
Con la confirmación del concierto de los Rolling Stones en La Habana el 25 de marzo, planeado durante casi un año, se ratifica la apertura de ese país al capital. El espectáculo será gratuito para los cubanos y no se sabe si tendrá algún costo para extranjeros. Cuba sigue siendo un país empobrecido. Pero el foco importante será la gran inversión turística asociada: a Cuba viajarán muchos a ocupar sus hoteles, visitar sus playas y, también, disfrutar de una de las bandas de rock más emblemáticas del mundo haciendo historia.
Ya en Perú (país que no se incluyó en el aún vigente Olé Tour) hay medios como La República mostrando cálculos de cuánto costaría asistir. Si usted se pregunta cuánto costaría desde Venezuela, deberá pagar un pasaje tasado por encima de los 700 dólares o tratar de conseguirlo en bolívares en Conviasa.
Sus Satánicas Majestades serán la primera agrupación británica del género en tocar en la isla, aún bajo el mando de la dinastía castrista, aún bajo un gobierno del Partido Comunista, aún bajo un régimen totalitario. Se presentarán en la misma nación que en su momento vetó a Los Beatles, y con ellos a todo lo que representaban, por ser una influencia del capitalismo.
Pero las barreras ideológicas ya no guían tanto a Cuba, por lo menos de cara al exterior. Por eso Mick Jagger visitó en 2015 la capital y finiquitó detalles -a través de su manager- con las autoridades para presentarse allí. A los Rolling Stones los antecederá el mismísimo Barack Obama, tan solo algunos días antes, quien marcará otro hito: ser el primer presidente de EEUU en pisar suelo cubano en más de medio siglo, mucho más.
La organización del espectáculo, la producción, corre por cuenta de compañías extranjeras. Ocesa, la organizadora en México, sería una de las firmas detrás del tinglado, y por eso conocían de la confirmación incluso antes de hacerse pública y, también, antes de que el propio Instituto Nacional de Música cubana pudiera anunciarlo oficialmente. El personal de esa oficina se enteró cuando El País de Madrid llamó buscando entrevistar a alguien al respecto. El anuncio los tomó sin luz esa mañana del 1° de marzo.
El escritor Leonardo Padura habló de apertura y cambios profundos. Pero Paquito D’ Rivera lanzó que el concierto "no mejora absolutamente nada". Ojalá los Rolling Stones le permitieran un ratico de tarima a Porno para Ricardo u otras bandas contestatarias. Sería todo un detallazo, antes de dejar la isla presta para recibir un desfile de modas de la muy capitalista firma Chanel.




Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV