VIDEO - David Bowie murió luego de despedirse con "Lazarus"


David Bowie, la legendaria estrella del rock de 69 años, murió ayer en Nueva York, víctima del cáncer. Así se anunciaba en los perfiles oficiales del artista en Facebook y Twitter. “David Bowie ha muerto en paz hoy rodeado de su familia, después de una valiente lucha de 18 meses contra el cáncer. Mientras muchos de vosotros compartiréis la pérdida, pedimos respeto a la privacidad de la familia durante su tiempo de dolor”.
La noticia fue confirmada poco después, también en Twitter, por su hijo, el director de cine Duncan Jones. “Lamento mucho y me entristece decir que es verdad”, ha escrito. El representante del artista ha confirmado también la noticia, según citan diversos medios británicos. Su despedida se produjo apenas dos días después de cumplir 69 años y de haber editado su último trabajo, Blackstar.
El shock por la muerte del artista londinense que ha influenciado como pocos la música y la estética durante 50 años, cuya enfermedad no había trascendido, es aún mayor debido al hecho de que acababa de publicar un nuevo álbum la semana pasada, coincidiendo con su 69º cumpleaños. El destino ha querido que el disco saliera a luz solo tres días antes de su muerte.
Blackstar, el 25º álbum de su carrera, con siete canciones de aires jazz y toques electrónicos, fue elogiado por la crítica en todo el mundo. El creador de Ziggy Stardust, según sus colaboradores, no tenía previsto defender el disco en directo ni conceder entrevistas de promoción. En los últimos años Bowie había descendido su capacidad de trabajo, después de que se informara que había sufrido un ataque al corazón en la década pasada. Su último concierto fue en 2006 en Nueva York.
Bowie fue un artista en permanente revolución. Desafió todas las convenciones en la música, la moda y hasta la sexualidad. Fue más que la voz de una generación. Su imaginación y su talento marcaron la segunda mitad del siglo XX. "Lo que hago es muy sencillo, es solo que mis elecciones son muy diferentes de las de otras personas", dijo en una ocasión.
Su primer éxito fue "Space Oddity", el tema que daba título a su segundo disco, en 1969. Hunky Dory (1971) y The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders of Mars (1972) cimentaron su leyenda global. La segunda mitad de los setenta trajo la llamada trilogía de Berlín, sus discos con Brian Eno, inlcuido el inmortal Heroes (1977). En los ochenta abrazó el pop y bajó a la pista de baile, con éxitos como Let's Dance (1983).
Con sus discos, sus apariciones cinematográficas y sus looks, David Bowie deja una huella imborrable en la música y en la cultura popular del último medio siglo. David Robert Jones -ese era su verdadero nombre- estaba casado desde 1992 con la modelo Iman, con quien tuvo una hija.
En el sitio NME analizan su último video recién publicado hace una semana y para coincidir con su cumpleaños 69, "Lazarus", como una despedida. Siendo el último videoclip de su carrera, el audiovisual lo mostraba vendado, frágil y en una cama de hospital. Sus primeras palabras, "miren aquí arriba, estoy en el cielo, tengo cicatrices que no se pueden ver" son ahora una admision evidente de su enfermedad, más que una línea sobre la mortalidad. 

De esa cama de hospital se separa flotando, como traspasando hacie "el otro lado", un testimonio valiente. Mientras tanto, un Bowie sin venda, vestido de negra, parado firme y hasta bailando, toma un lápiz y se pone a crear mientras el otro convulsiona.

Mientras escribe, vemos una calavera sobre el escritorio; como si la muerte vigilara los últimos instintos creativos del músico, antes de que entre caminando de espaldas a un ropero, como si fuera un ataúd apropiado para quien fue un icono del estilo.

"Su muerte no fue distinta a su vida, una obra de arte", dijo el productor Tiny Visconti. "Él hizo Blackstar para nosotros, su regalo de despedida. Supe por años que esta sería la manera, pero igual no estaba preparado".




Con información de El País y NME.

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV