EDICIÓN IMPRESA 135 - Creatividad para sortear la crisis (+video)

Edición impresa publicada en el semanario TalCual / Del 26 junio al 2 julio 2015 

Un país en crisis como el nuestro obliga a la gente a ser creativa. En la música, eso incluye desde cómo atraer público a presentaciones cada vez más golpeadas por el ausentismo generado por la inseguridad, hasta alimentar el perfil público de agrupacioens con iniciativas digitales. También otros se ponen a pensar es en cómo irse demasiado. 

Los Limpiacabezales, una banda que hace vida en Barquisimeto, se mantienen activos con toques en escenarios de esa ciudad y suelen pasearse por bares y locales nocturnos de otras capitales. Pero además, acaban de hacer público un invento: se metieron en un tanque seco para grabar canciones. 

Lo hicieron junto a la revista Hunter, una publicación digital de tendencias que también se está estrenando (otra demostración de gente haciendo cosas interesantes). Con los instrumentos al hombro, incluyendo varias piezas de percusión, subieron por la oxidada escalera del viejo tanque seco larense, en medio del monte, para bajar a rapel a su interior. Allí grabaron varios temas, aprovechando la rara acústica y, también, la iluminación para grabar videos. 

El primer resultado es una versión "tanque seco" del tema "La balada de Bonnie Parker", que forma parte de su más reciente álbum Así pasó en Estocolmo (2014). 


Banda sonora de todos 
Cuando James Horner murió esta semana, mucho se escribió sobre su gran éxito global: "My heart will go on", el tema que en voz de Celine Dion le puso música al hundimiento del Titanic, se convirtió en una de las canciones para películas más exitosas de todos los tiempos, y hasta llegó a cansar de tanto que la ponían por aquí y por allá. Dos Oscar le dieron al compositor norteamericano por ese trabajo: Mejor banda sonora y Mejor canción original. Y eso que tuvo antes que convencer a la cantante y luego insistirle al director James Cameron para que la usara. 

Pero a Horner hay que recordarlo por mucho más. En la liga donde juega John Williams desde hace décadas, supo meterse y convertirse en uno de los grandes. 

Con sus composiciones nos hizo temerle a los Alien pero quererlos cuando salieran de un Cocoon; conocer La ira de Khan de Viaje a las Estrellas; luchar por la libertad de Escocia en Corazón valiente; pensar que el Apollo 13 no volvería; recuperar la fe en La Máscara del Zorro (en su primera película nada más, porque luego el director hizo una terrible secuela); saber cómo actúa Una mente brillante o ponerle más azul al mundo de Avatar. Así que su legado es grande, y el respeto por su trabajo aún más. 

James Horner dejó terminadas las bandas sonoras de tres películas más aún por estrenar: el drama pugilístico Southpaw, con Jake Gyllenhaal, de Los 33, sobre los mineros chilenos que sobrevivieron bajo tierra, en la que participan Juliette Binoche, Mario Casas, Gabriel Byrne y Antonio Banderas; y Avatar 2

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV