AUDIO - Nuevo disco de Wilco: crítica urgente a "Star Wars"



Publicar discos por sorpresa está de moda. Lo han hecho últimamente Beyoncé y Kanye West -entre otros- y ahora son Wilco los que se suman a la inicitiva con Star Wars (sí, se llama así). Sin anuncio previo, sin pistas tipo "estamos trabajando en ello", la banda de Jeff Tweedy acaba de editar su noveno álbum. Lo ha hecho a través de su web y la descarga es completamente gratuita (AQUÍ).

Son 11 temas por la cara a cambio de una dirección de correo electrónico. Los de Chicago, que cuentan con su propio sello (Dbpm), se pueden permitir este tipo de cosas, aunque siempre queda el eterno debate sobre si estas decisiones mandan o no un mensaje erróneo en una industria musical golpeada desde diversos frentes.

"¿Por qué lo hemos hecho? Porque nos parecía divertido, no creo que se necesiten más razones. ¿Qué hay más divertido que una sorpresa?" Así explica Tweedy, líder de la formación, esta inesperada decisión a través de su Facebook. El título y la portada, el gif de un gato que abre y cierra los ojos, contribuyen a dar una cierta sensación de levedad, de disco menor en la larga discografía de Wilco. Efectivamente, se trata de un trabajo ligero, corto (la mayoría de canciones rondan los tres minutos), rockero y guitarrero. Parece como si lo que hubieran pretendido fuera pasar un buen rato y listo. Ellos lo han conseguido pero, ¿y sus fans?



Asumiendo el riesgo que supone analizar un disco a la primera, aquí va un análisis de cada uno de los cortes de Star Wars:

'EKG'. La primera en la frente: un tema instrumental de poco más de un minuto en el que interactúan acústicas rasposas y eléctricas distorsionadas. Desconcertante.

'More'. Unos breves pasos de guitarra acústica rasgueada dan paso a 'riffs' llenos de 'fuzz' que remiten al lado más John Lennon de Tweedy: parece sacada del Plastic Ono Band. Segundo tema consecutivo breve que vuelve a provocar el arqueo de cejas del oyente. El estribillo "More than I can give/More than I have" sí consigue enganchar.

'Random name generator'. De nuevo, las eléctricas protagonizan la canción, que se abre con un doble 'riff' setentero (suena casi glam en plan T.Rex) que sepulta un tanto la voz doblada de Tweedy. Divertida, pero menor.

'The joke explained'. Cuarta canción del elepé y la sensación es que las melodías están sometidas a los riffs, los ritmos quebrados y las eléctricas. Ésta recuerda ligeramente a la revisión noventera que hacían bandas como Luna de las enseñanzas de la Velvet Underground, aunque también podría haber aparecido en A.M., el primer disco de Wilco.

'You satellite'. Cambio de tercio. Primer tema genuinamente largo (más de cinco minutos), introducción ambiental al estilo 'A ghost is born' y un desarrollo sinuoso al que no es fácil cogerle el punto. La estrofa y el estribillo se confunden, guiadas por guitarras ambientales. Apenas hay cambios melódicos y la canción se disuelve en un mar de distorsión.

'Taste the ceiling'. Si lo que más te gusta de Wilco es su lado dulce tipo 'Jesus, etc.' o 'I'll fight', ésta probablemente sea tu favorita de Star Wars. Se trata de un tiempo miedo de marchamo country-rock, con golpes de órgano y 'lap steel' que rodean las acústicas, que sirven como esqueleto.

'Pickled ginger'. Vuelta al tono rockero que predomina en el trabajo. Hacía tiempo que no se escuchaba un tono de guitarra tan oscuro en una canción de Jeff Tweedy. Se trata de la canción más abiertamente garagera, psicodélica y sesentera de la colección. En plan Thee oh sees, casi.

'Where do I begin'. Otra cosa, no, pero Tweedy tiene un don para las melodías y en este tiempo medio lo vuelve a demostrar. De sobra es conocido que el cantante es fan de Big Star y aquí se ve perfectamente esa influencia. El tono tranquilo se ve alterado por una coda ruidosa con varios instrumentos sonando al revés.

'Cold slope'. De nuevo Lennon se pasea por una canción misteriosa y esquiva que parece siempre a borde de explotar, pero que no lo llega a hacer. Mola, pero da cierta sensación de estar inacabada, de que había más donde rascar.

'King of you'. Hermana gemela y resumen perfecto del disco: medio tiempo rockero, con guitarras fuertes de aroma setentero. Ésta particularmente tiene un rollo casi 'bluesero'.

'Magnetized'. La más sorprendente del álbum. Al menos, la que más se aparta del tono general junto a 'Taste the ceiling'. Se trata de una bonita balada marca de la casa de espíritu, otra vez, absolutamente beatleliano (nunca es mala noticia). Aparecen pianos casi por primera vez y la secuencia de acordes es menos típica de lo que parece. Así, sí.

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV