EDICIÓN IMPRESA 134 - Melodía distraída frente a la exclusión

Edición impresa publicada en el semanario TalCual / Del 12 al 19 junio 2015 

El nuevo disco de Gerald "Chipi" Chacón es un testimonio a la constancia, a la lucha por hacer más y mejor música y al talento. El trompetista venezolano, de familia musical incuestionable, e integrante de El Sistema de Orquestas lanzó Melodies for the Soul y ofreció un concierto en Caracas para presentarlo. Ambas cosas fueron un lujo.

El álbum contiene 10 temas en clave jazz, con estándares internacionales, como "I Remember Clifford" de Benny Golson, y piezas hechas en casa, literalmente, como "Yrina" del propio Chipi o "Solecitos" y "Nocturna" de Gerardo Chacón, su padre. También está la recordada "Over The Rainbow", así como un tributo a John Lennon y George Harrison con personalidad propia.

El trabajo está dedicado a José Antonio Abreu a quien Chacón considera como un padre y un guía musical. Fue en El Sistema donde se formó, donde se especializó, donde se construyó como ejecutante de primera línea y con el cual ha logrado viajar a 50 países a presentarse junto a la Orquesta Simón Bolívar de la que forma parte.

Además, cuenta como invitado especial a Bob Mintzer, un saxofonista de lujo que vive en Estados Unidos y es una eminencia del jazz global. El músico graba en contadas ocasiones y en contados proyectos, pero Chipi o convenció con su música y participa en dos piezas.

Hasta aquí todo suena bonito, tanto como las canciones. La nota discordante la pone el entorno al momento de hacer este álbum.

Chipi Chacón está patrocinado por Schagerl, la marca de trompetas europea que produce unos instrumentos con formas particulares. Además, el disco tiene atrás tatuadas las marcas de otras empresas de instrumentos musicales, como Yamaha o Vic Firth, gracias a la participación de Eric Chacón en la flauta y Andrés Briceño en la batería. Pero el asunto es que el disco se hizo a pesar del poco apoyo venezolano. De hecho, está fabricado en Colombia.

En el concierto de presentación del trabajo, los agradecimientos no incluyeron empresas venezolanas, por ejemplo. Algo que el propio Chacón apuntó desde la tarima También comentó y festejó los 40 años de El Sistema, "no 20 sino 40, ojo", y lamentó que Bob Mintzer no pudiera tocar en Caracas "porque aquí no hay pasaje para ningún lado". También dio cuenta de cómo "cada vez es más difícil hacer música porque los músicos se van, todo el mundo se va".

Es una realidad. Pretender desde el Estado que El Sistema, que es una herencia y no una creación, se mantenga como una isla dentro de un país en el atolladero es absurdo. Especialmente si la visión de la cultura es tan limitada desde el poder.

Un ejemplo es el concierto de Edward Ramírez, "Los distraídos", que será el 19 de junio en el Teatro Chacao junto a Luis Julio Toro, Eddy Marcano, Rafael Pino, Aquiles Báez y Jhoabeat. Nadie puede negar el impulso folklorista de Edward, integrante de C4Trío, quien consiguió pauta de entrevista en TVes que finalmente no se dio porque la productora le escribió: "lo único es que no me dejan que digamos que es en el Teatro Chacao, no dejan que nombremos la palabra Chacao jaja sólo eso. Lo demás todo lo que quieras decir".

Es decir, en TVes -una estación de televisión pública- se oculta trabajo cultural porque es en un municipio "opositor". ¿Y qué tiene que ver dónde queda el lugar con la música que se hace? Peor, ocultar la palabra Chacao es la negación misma no solo de nuestra estructura urbana sino de una historia indígena que está allí. Asumimos que "Baruta" también está prohibido, y así.


Más lamentable aún es que el equipo de ese programa no solo normalice y banalice el asunto con un "jaja" sino que se crea viable invitar a un artista para que promocione un concierto sin decir dónde será. Luego se llenan la boca con el "apoyando al talento nacional" y otras yerbas. Pura paja seca.

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV