VIDEOS - Steve Earle confiesa las razones de su 'Terraplane'


El nuevo trabajo de Steve Earle, Terraplane, lo estrenamos en nuestro programa 191, que puedes escuchar AQUÍ.

De ese trabajo, el músico tomó dos temas para grabarlos en acustico  en directo para la revista Rolling Stone, en el City Winery de Nashville.

El primero es "Ain’t nobody’s daddy now":


Y le sigue "You’re the Best Lover That I Ever Had":

La publicación norteamericana también entrevistó al músico, en una entrevista que fue reproducida en la edición abril de la Rolling Stone española. Aquí puedes leer ese texto:

Steve Earle siempre ha tenido el blues, es decir, el género siempre ha formado parte de su paleta sonora. Pero Terraplane es su disco más puramente blues, empezando por el título (extraído del tema de Robert Johnson sobre coches y chicas) y acabando por letras de una crudeza emocional casi chocante. Su divorcio de Alison Moorer (octavo divorcio para Earle) tiene la culpa. “Hasta hoy no me había planteado hacer un disco de solo blues”, dice el tejano. “Pero me divorcié. Parecía un buen momento para intentarlo”.

No es el único motivo: también estaba el hecho de “contar con la formación ideal de The Dukes”. A los viejos miembros Kelly Looney (bajo) y Will Rigby (batería de The dB’s) se han añadido, hace poco, el guitarrista Chris Masterson y la violinista Eleanor Whitmore (el dúo power pop-roots The Mastersons). Chris fue, en su juventud, un prodigio del blues, como Earle le ha obligado a recordar. Eleanor sabe aportar aromas de country-blues añejo.

La Santísima Trinidad de Earle eran en esta ocasión Howlin’ Wolf (y sus discos en Chess en particular), Canned Heat y ZZ Top; los primeros ZZ Top, los blues. Si hay un nombre en particular que iniciara su pasión por el blues, es Canned Heat, a los que vio tocar con 13 años. “Vi a Canned Heat en 1968 –explica–. Fue el segundo concierto de mi vida. Nunca había visto nada igual. Aprendí del blues a través de ellos. Aquellos tipos eran como musicólogos”.

También quiere añadir a Lightnin’ Hopkins y Mance Lipscomb, mentores de Townes Van Zandt y Guy Clark, a su vez mentores de Earle. “Vi en la misma habitación a los cuatro juntos, no me canso de contarlo. No me creen, pero es verdad”, perjura.

El pasado verano, Earle se marchó de gira por Europa para recuperarse de su divorcio de Moorer, a la que todavía une un hijo de cuatro años, John Henry. “Era solo yo: un hombre, una guitarra y una mochila. No tenía que tocar cada día, así que tenía tiempo para ver las ciudades”. También para hacer canciones; un tercio de Terraplane fue compuesto durante ese viaje post-divorcio. No sabemos si algunas de las más directas, como "You’re the best lover I ever had" y "Better off alone". “Mi trabajo es componer canciones sobre lo que pasa a mi alrededor. El proceso fue idéntico al de siempre”.

Earle no quiere oír hablar de la etiqueta “álbum de divorcio”. De ninguna etiqueta, de hecho. Tampoco de los críticos en general, o eso parece. “No me importa cómo lo etiquetéis los críticos. Eso da igual. A la gente le importa una mierda cómo me siento. Lo que quieren cuando me escuchan es conectar con sus propios sentimientos”.

La verdad, no estoy convencido del desinterés de la gente por sus sentimientos. De lo contrario, una editorial no habría pagado por las memorias que publicará en breve, I can’t remember if we say goodbye. (El artista afirma haber aceptado la oferta tan solo para poder pagar los altos costes de la escuela de John Earle, diagnosticado con autismo). Me asegura que “todavía no está acabada”, aunque ya puede encargarse en los canales habituales.

Después, podría llegar un musical de Broadway. Earle, nacido en Hampton (Virginia) en 1955, vive en Nueva York desde hace tiempo y no piensa moverse. “Entre otras cosas, porque en breve no podré moverme. Y no pasa nada. Si no te mueves, Nueva York viene a ti”. ¿Y qué hay de su carrera como actor ocasional? “Me gustaría hacerlo más a menudo. Leí con Meryl Streep para una película [Ricki and the flash, de Jonathan Demme] y se lo llevó otro. ¡Pero leí toda la película con Meryl!”.

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV