EDICIÓN IMPRESA 125 - Ringo Starr con nuevo disco y Los Rolling Stones sin Latinoamérica

Ringo Starr se regocija en el pasado
Edición impresa publicada en el semanario TalCual / Fin de semana 11 y 12 de abril 2015 


Solo quedan dos Beatles. Paul McCartney está embarcado en hacer cosas junto a talentos de generaciones posteriores, como Rihanna o Kanye West, en uniones que han hecho levantar más de una ceja. 

Ringo Starr camina otros predios y se regocija en lo clásico, en mantener vivo el espíritu de lo ya vivido. Por eso hace la señal de la paz cada vez que puede y se junta con viejos amigos para hacer su nueva vieja música.

Su disco Postcards from Paradise, recién publicado con Universal, está recibiendo duras críticas de quienes no se dejan deslumbrar por el famoso nombre ni por su historia con el cuarteto de Liverpool. Eso sí, son canciones hechas en su justa medida. No sobran baterías, ni arreglos, pero tampoco falta nada, al menos en el aspecto musical.

Es el resultado de contar con nombres consolidados entre los colaboradores e invitados. El propio Ringo canta y toca piano, guitarra y batería. De hecho, a NME le dijo que compuso las canciones primero con la percusión. "Es la manera en que hago lass cosas. Comienzo por mi cuenta. Toco la batería y no hay nadie más allí", dijo en la entrevista explicando con humor cómo solamente él luego identifica qué es un verso y dónde está el coro entre tanto golpe a los cueros. "Hasta ahora ha funcionado", remató.

Junto a él se incluyen nombres de la vieja guardia y siempre aliados como Joe Walsh, Joe Walsh, Benmont Tench, Dave Stewart, Ann Marie Simpson, Richard Marx, Amy Keys, Peter Frampton, Nathan East y Glen Ballard; además de su banda que incluye a gente como Steve Lukather (Toto) y Gregg Bissonette (Satriani). Ellos construyen unas pistas sonoras satisfactorias, incluyendo un tremendo trabajo de metales, en canciones donde la producción se nota cuidada y respetuosa de su proppio estilo con añadidos de comedia, de autoreferencias y de diversión.

Los señalamientos más ásperos están dedicados es a las letras. Son unas líricas carentes de brillo, cargadas de obviedades y empeñadas en ser simples y evocativas. Por ejemplo, en "Not Looking Back", el beatle canta "I'm looking forward/Not looking back" ("Miro hacia adelante, no hacia atrás"). Vaya genialidad. Además, en el álbum se nota el uso del AutoTune en la voz de Starr, quizá el único vestigio de contemporaneidad en un disco entregado a un sonido retro, efectivo, pero sin empuje nuevo.

Esa adoración al pasado se evidencia hasta en la temática de las canciones. La que abre el disco, por ejemplo, es "Rory and the hurricanes", como el nombre de su primera banda de rock, antes de Los Beatles. Al cuarteto de Liverpool también lo recuerdan usando nombres de sus canciones para componer una nueva letra, así como los sonidos de Nueva Orleans ("Bamboula") o de la Motown ("Confirmation"). Pero las letras hacen extrañar la genialidad de "With a Little Help From My Friends”, “Yellow Submarine” o “Photograph".

Ringo es un tipo activísimo que hace discos cada dos años y no deja de girar con todo y sus casi 75 años. Por eso confiesa haber hecho este disco por diversión en su estudio de Los Ángeles.

El título de su 18° disco, Postales desde el Paraíso, justamente rememora ese paraíso perdido, el de los estilos de décadas anteriores, con el sonido analógico y orgánico, con canciones simples y pegajozas, con Los Beatles y el blanco y negro, lleno de kitsch.

Pero seguramente ni las duras críticas ni las alabanzas a Postcards from Paradise le importan a Ringo. Él ya se sabe más allá del bien y del mal, a punto de entrar al Salón de la Fama del Rock and Roll por mérito propio y sin enterarse de qué es el streaming, como confesó hace poco. Ringo no necesita ver el futuro, a pesar de que cante que mira hacia adelante.


A los Rolling se les complica tocar en Latinoamérica
En una entrevista para la revista Rolling Stone a propósito de su inminente gira norteamericana, Mick Jagger dejó claro que todavía no piensa en el retiro y brindó detalles del trabajo previo a un nuevo ciclo de conciertos con su cincuentenaria agrupación.

Consultado sobre si la banda está en su última etapa o si es simplemente "otro tour", el cantante se inclinó por lo segundo y soltó que quieren regresar a girar por América del Sur. "Íbamos a hacerlo ahora en 2015, pero es un poco difícil de montar".

Desde 2013 se especula con la posible organización de un periplo de presentaciones de Sus Majestades Satánicas por Latinoamérica. En Colombia, uno de los organizadores del Festival Estéreo Picnic entonces buscaba cómo conseguir a la banda para presentarse en ese país pero en Bogotá, sino en Medellín, sigueindo la experiencia vivida con Madonna.

Los costos puede ser la gran limitante de un paso que se esperaba para 2013 con motivo de los 50 años de los Rolling Stones, luego en 2014 por la reedición en acústico del álbum Sticky FIngers. Ya sabemos que no hay esperanzas de que un eventual tour incluya a Venezuela.

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV