VIDEO - La espectacular combinación de Jack White y Robert Plant en Argentina


En el cierre del Día 1 del Lollapalooza, un Jack White peinado a la gomina llevaba adelante su show de rock & roll incendiario ante 72 mil personas cuando Robert Plant se le unió sobre el escenario para cantar juntos el clásico del segundo álbum de Led Zeppelin "The Lemon Song" (intercalando unos versos del blues "Killing Floor").

Encimados dentro ese pequeño plató de televisión de los años cincuentas en el que White y su banda despliegan una descarga poderosa de energía y virtuosismo electrificado, Plant y el ex White Stripes compusieron un dúo atemporal de rock crudo. Fue una sorpresiva versión 2.0 de Zep.

Un rato antes, en el Main Stage 2, Robert Plant había comandado en escena el porte de una banda calibrada para darle forma a su actual versión de folk americano de tinte multiétnico. Entre guitarras acústicas, mandolinas y percusiones, el líder de Zep evitó la nostalgia planteando un setlist enfocado en el presente -como "Turn It Up" dedicada a "la mitificación del Mississippi"- y cuando decidió repasar clásicos de su ex banda, como "Black Dog" o "Whole Lotta Love", los reinterpretó con un estilo acorde al de su grupo actual, tomando la esencia de esas canciones y trayéndolas al presente.

Con el último acorde de Plant sonó el primero de White, como si el Golden God le estuviera pasando la posta al ex White Stripes. Fue una continuación lógica, luego de la cual -literalmente- no quedó nada.


Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV