Video | Keith Richards llegó incombustible a sus 70 años


Keith Richards cumple hoy 70 años. Su impacto en la música mundial, en la cultura pop y en el quehacer sonoro es indiscutible. Tiene la fortuna de representar, vivir y disfrutar de su legado estando vivo y con ganas de hacer más.


Ningún exceso ha podido con él, tampoco ninguna moda. El hombre comienza su séptima década preparando más giras, más conciertos, más música y rasgando como nunca sus seis cuerdas.

Y seguirá viviendo, respire o no, porque su guitarra no dejará de sonar nunca en el mundo. Se ha ganado su puesto en el Olimpo del rock. Es más, el que está en la puerta bien pudiera ser él.


Así lo reseña la AFP:


El legendario roquero Richards no sólo está soplando 70 velitas, como lo hizo Jagger en julio pasado, sino también festejando 30 años de casado con la exmodelo Patti Hansen, con quien tiene dos hijas -Theodora y Alexandra, a las que se suman otros tres hijos anteriores con la actriz italiana Anita Pallenberg-.


Pañuelo atado en la cabeza como vincha, camisa abierta, rostro lleno de arrugas por años de descontrol y trasnochadas, voz de ultratumba: la imagen de Richards representa al rock en su más pura esencia y hasta sus más feroces críticos lo miran hoy en día con respeto e incluso cierto cariño.

"La gente dice '¿Por qué no dejas?' No creo que entiendan bien. No estoy haciendo esto solo por el dinero, o por ellos. Lo estoy haciendo por mí", afirmó Richards como una declaración de principios en "Life" (Vida), su autobiografía publicada en 2010 que recorre con honestidad su trayectoria.

Mucha agua ha corrido bajo el puente desde que Keith salió de Dartford, una localidad en las afueras de Londres donde vivía su familia de clase trabajadora, se encontró con su vecino Jagger en un tren y juntos formaron en 1962 la que hoy se conoce como "la banda de rock and roll más grande del mundo".

Junto con sus amigos-enemigos The Beatles, los Stones revolucionaron la música popular en la década de 1960, en el caso de la dupla Jagger-Richards partiendo más del rhythm and blues afroamericano, con Chuck Berry y Muddy Waters como maestros.

Autor de algunos de los "riffs" más reconocidos de la historia del rock, Richards fue afirmando su estilo con el correr de los años hasta quedar grabado en la memoria popular de millones de personas a partir de temas como "Satisfaction", "Jumpin Jack Flash", "Sympathy for the Devil" "Brown Sugar", "Let's Spend the Night Together" o "Start Me Up".

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV