FOTOS - Aerosmith cumplió con Caracas

Foto: EFE
Steven Tyler prefirió hablar con su cuerpo, moviéndolo durante dos horas, bailando y contoneándose, aún a sus 65 años. Fue poco lo que alcanzó a decir en castellano durante el concierto en Caracas de Aerosmith. Aunque cuando cantó a capella "What it takes" y mezcló allí palabras en español, el público no solo lo aplaudió sino que lo coreó.

En total fueron 20 temas los que ejecutó Aerosmith en el estacionamiento del Poliedro. Comenzaron con "Let the music do the talking" y terminaron con "Sweet emotion". Incluyeron tres temas de su nuevo álbum Music from another dimension (2012), entre ellas "Oh yeah" y "Lover Alot", que Tyler calificó como su favorita. El resto del setlist se compuso de temas más "clásicos" de la agrupación, a pesar de las opiniones que Joe Perry lanzó el día anterior.

Pero las más coreadas fueron las conocidas. De los 90 rescataron "Crying", "Crazy" y "I don't want to miss a thing", y de antes se fajaron con "Love in an elevator", "Dude, looks like a lady", "Toys in the attic" y "Walk this way", de la cual una parte del solo de guitarra Joe Perry la interpretó por detrás de su cabeza. "Jaded" no faltó y sonaron algunas inusuales, como "No more". Sin embargo, el público volvió a quedarse (como en 2010) sin oír "Janie's got a gun" y Tyler no cumplió su palabra de interpretar "Falling in love (is so hard on the knees)"

"Living on the edge" fue de las mejores interpretadas, y en "Crazy" el baterista Joe Kramer perdió el ritmo ganándose unas muecas de reclamo, entre risas, del cantante. Joe Perry cantó "Combination" al centro del escenario mientras Tyler aprovechó de darle a la batería.

El vocalista estuvo casi todo el tiempo en la pasarela, robándose miradas y aplausos. Bebió agua del termo de un fanático, lanzó pulseras a la audiencia y hasta entregó su armónica. No obstante, no tomó ninguna de las cuatro banderas venezolanas que le acercaban para la típica toma del músico ondeando el tricolor patrio.

Los músicos cambiaron de vestimenta y de instrumentos varias veces. Hubo un desfile de guitarras y bajos distintos. Particularmente, Joe Perry usó distintas Gibson Les Paul, un par de Fender Telecaster, una Stratocaster negra y roja, y una Gibson ES blanca adornada con la imagen de una mujer. Durante "No more", el guitarrista se colgó dos para distintos momentos de la canción. Brad Whitford hizo lo propio y hasta Tom Hamilton lució tres bajos distintos, todos brillantes: uno amarillo, uno azul y uno negro con inscripciones en amarillo.

El momento cumbre llegó luego del encore, durante el cual subieron un piano blanco a la pasarela para que Tyler tocara "Dream On" cerca del cierre. Luego se acercó Perry y tocó su guitarra parado sobre el piano al que también subió el cantante para cerrar el tema mientras varias columnas de humo lo rodearon.

Así terminó un show donde no les hizo falta demostrar nada. Del que se fueron impunes al no tocar temas que la audiencia esperaba. No le deben nada a nadie, solamente a ellos mismos y lo que sienten montados en tarima. Recompensaron con energía y calidad las fallas de 2010. Un recuerdo pretende borrar ese anterior. Tyler, quien logró sus chillidos pero se cuidó de buscar notas altas (apoyándose en el tecladista Russ Irwin en los coros) se despidió en cámara, para que todos lo vieran gigante en las pantallas, mientras sonaba "Manish boy" de Muddy Waters.

La producción mantuvo un alto nivel, especialmente con el resultado de instalar uno de los sistemas de sonido en vivo más modernos de Latinoamérica. Las luces hicieron su trabajo y las pantallas sirvieron para ver los detalles, a pesar de que en la sección General los asistentes quedaban con poco que observar (debieron estirar cuellos para mirar las pantallas de la propia tarima) aunque sí mucho para escuchar.

Ramón Castro, el presentador, dijo que hubo 10 mil asistentes. Las informaciones de la productora calcularon la asistencia en 8 mil personas. A pesar de ello, los espacios vacíos dieron la impresión de que la cantidad de asistentes fue un tanto menor.

SUPERARON LA PRUEBA
Del Pez abrió con fuerza el concierto en La Rinconada. A las 7:30 pm, puntuales, comenzaron su set de cinco temas que duró 23 minutos. Fueron recibidos con atención y las canciones salidas de su EP Acción es carácter generaron aplausos, gracias a su potencia y cuidado instrumental. Además, incluyeron un inédito, "Ermitaño Vals", más inclinado al rock progresivo. Al terminar, fueron despedidos con vítores, superando la prueba ante un público que ya esperaba a los de Boston. Los músicos agradecieron al Festival Nuevas Bandas por haberlos premiado con la oportunidad de subir a esta tarima, de la que bajaron emocionados.

Foto: AFP
Foto: EFE
Foto: EFE
Foto: EFE
Video cortesía ÚltimasNoticias


Este fue el setlist del concierto de Aerosmith en Caracas:
1. Let the music do the talking
2. Love in an elevator
3. Toys in the attic
4. Oh Yeah
5. Lover Alot
6. Dude, looks like a lady
7. Same old song and dance
8. Crying
9. Last child
10. Jaded
11. Combination
12. Living on the edge
13. What it takes
14. Crazy
15. I don't want to miss a thing
16. No more
17. Come together
18. Walk this way
---Encore---
19. Dream on
20. Sweet emotion

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV