Marillion dictó clase en Caracas (Fotos)

Estuvimos en el concierto de Marillion y te traemos nuestro relato de la ocasión (más abajo) y las fotografías que captan el espectáculo.


Fue una muestra de la poesía del rock progresivo, con Gaélica levantando el estandarte nacional.

Una tarima grande pero sencilla, instalada por Main Event Producciones, sirvió de paleta para que Marillion mostrara lo más conocido y comercial de su extensa carrera que ya suma 33 años, 16 discos de estudio publicados y uno más por salir en septiembre. Guitarra, bajo, teclados, batería y la voz que se mantiene en forma de Steve Hogarth (52) brindaron una clase de rock progresivo en Caracas para los asistentes que se reunieron aún sorteando el tráfico y la lluvia intermitente.

Gaélica tuvo la tarea de abrir como teloneros, incluyendo en su material versiones más rockeras de lo acostumbrado en su estética celta, como la Kashmir de Led Zeppelin. El DJ hacía lo propio durante la espera con una seguidilla de temas de rock clásico, desde Free, los Rolling Stones y Boston, hasta Focus y su Hocus Pocus

Luego de 20 años desde su última vez en Venezuela, la misma formación consolidada desde 1989 se reencontró con un público selecto y conocedor de su trayectoria. Juntos corearon Cover my eyes (que abrió el espectáculo), Easter, Afraid of sunlight, Beautiful, la infaltable Kayleigh y hasta Hooks in you y Sugar mice con las que aparentemente cerraban luego del “encore”. La banda incluyó dos despedidas en falso, siendo el segundo regreso un regalo de un tema más, la ñapa, Three minute boy.

Steve Hogarth se movió de un lado a otro, bromeó con manierismos y hasta hizo gala de su guitarra, una cuidada y brillante Rickenbacker roja y blanca. Steve Rothery se acompañó por una sobria Fender negra, solo sustituída por una Steinberger hecha a medida y de mástil doble. Mark Nelly se mantuvo tras los teclados, un total de cuatro, además de varios equipos digitales, mientras que a Ian Mosley ni se le veía detrás de un enorme set de batería de hasta 9 platos. Pete Trewavas puso el bajo y los coros.

De las 15 canciones interpretadas, la mayoría provino de los LP de la “era Hogarth”, interpretando pocas de cuando la banda la lideraba Fish (ni siquiera incluyeron Lavender), y dejando a los que querían escuchar lo más conceptual con las ganas (no tocaron nada del álbum “Brave”, por ejemplo). Prometieron regresar en octubre para promocionar “Sounds that can’t be made”, que publicarán en septiembre de este año.


Puedes ver y comentar las fotografías en nuestro Facebook AQUÍ

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV