OPINIÓN - La resistencia de NK Profeta



El artista hip hop venezolano NK Profeta no se queda callado. Su música, con cable a tierra siempre, ha reflejado el hastío con la situación política en más de una oportunidad. Aún se recuerdan sus canciones "Sr. Presidente", de 2010 y con la cual le plantó cara a Hugo Chávez; y "Perdónalos", de 2016 cuando lamentaba tanto sufrimiento impartido por quienes se han aferrado al poder cometiendo fechorías y corruptelas.

Ahora, NK Profeta cumple 10 años volviendo a alzar la voz, esta vez poniéndole letra al asfalto caliente de la calle sublevada. Su música no pierde de vista el factor social de la protesta, como lo demuestra la lírica de "Resistencia", un nuevo tema con videoclip construido junto a los cantantes venezolanos  Rina Rivas y René Velazco, además con la participación del periodista Sergio Novelli.

Es un tributo, dice el rapero, a los jóvenes que luchan en las protestas de Venezuela, y sufren "una represión extrema, torturas, vejación, humillación por parte del gobierno", en eventos que han dejado más de 100 muertos. “Este tema es un homenaje para todos aquellos que han metido el pecho en las calles, soñando con liberar a Venezuela de estos corruptos que la saquearon”.

La música sirve para abrir conciencias, y NK Profeta lo sabe. “Siendo sincero, sentía que ya no tenía más que aportar, que lo había dado todo en este sentido, pero ver el juego político amañado, sumado al silencio de muchos me motivó, sé que ya no estamos pa canciones, pero es un tributo merecido a la par de denunciar  el abuso de poder”.

Por otra parte, el tema muestra una nueva faceta en René Velazco quien, aparte de una estrofa, hizo los coros, mostrándose comprometido con los problemas que aquejan el país, alejándose de la indiferencia y hasta surcando caminos distintos a los que transitó con Salserín y luego con René y Reny.

OPINIÓN - Chris Cornell, una voz telúrica



Murió el vocalista de Soundgarden y Audioslave, un cantante multifacético armado con una potente y versátil voz. Parte de la triada de ídolos del grunge de los 90, supo reinventarse para cantar desde el alma y evaluar aquella etapa con madurez y distanciamiento. Su muerte deja a medias una gira de regreso con la banda de "Black Hole Sun"

Chris Cornell había bajado de la tarima en Detroit, Estados Unidos, donde dio su último concierto. Horas más tarde fue encontrado muerto en el baño de un hotel, el jueves 18 de mayo. 52 años vividos al tope, siendo figura clave del movimiento grunge, que luego valoró a fondo, lo suficiente para renegar de sus características más sobrevenidas: la popularidad y el mercado, por ejemplo.

Con Soundgarden, banda creada en 1984, Cornell grabó seis álbumes, ganó dos Grammy e hizo retumbar ciudades enteras y oidos globales, marcando una época y regresando años después -ahora- para revivir viejas glorias. Con Audioslave, formado en 2001 con integrantes de Rage Against The Machine, confirmó su rock telúrico lanzando tres discos y haciendo historia al ser la primera banda nortamericana en presentarse en Cuba (en 2005). Como solista grabó cuatro placas, el más reciente titulado Higher Truth (2015), siempre mostrando sus matices humanos.  

Con Temple of the Dog se alió con varios duros. También compuso para otros artistas, como Alice Cooper, y grabó piezas como invitado. Todo ello con su gran instrumento, una voz versátil de múltiples octavas que era un "arma secreta", como la definió Marc Savage, crítico de la BBC.


Tatuó los años 90 con canciones como "Black Hole Sun", una pieza nacida de la inconformidad social y convertida en himno y producto pop (ahora tiene versiones de Anastacia, Paul Anka y 50 artistas más, por lo menos). Su imagen le dio al grunge un atractivo que los otros dos pilares del movimiento no podían incorporar: Kurt Cobain y Eddie Vedder. Dice Óscar Tévez, en El País, que si el de Nirvana eran las vísceras y el de Pearl Jam la intelectualidad, Cornell era la sensibilidad.

"Su grupo, Soundgarden, se llevó la peor parte a nivel de ventas: tanto Nirvana como Pearl Jam fueron más populares. Pero Cornell tenía la mente más abierta que sus compañeros. Fue el primero que se lanzó en solitario (con el disco Euphoria morning, en 1999) con propuestas diferentes del movimiento. Incluso en sus más recientes giras acústicas ha realizado versiones tan alejadas de lo que surgió en los noventa en Seattle como "Nothing Compares 2 U", de Prince; "One", de U2, e incluso el famosísimo "I Will Always Love You", que popularizó Whitney Houston en la banda sonora de "El guardaespaldas", escribe el columnista español.


Cornell sabía escribir y cantar, pero también hablar y pensar. Por eso fue capaz de evaluar al grunge con distanciamiento y madurez, sin dejar de condenar los litros de alcohol que acompañaron su carrera -y hasta la nublaron- de aquella década y tanto después, sin dejar de tomar en cuenta las contradicciones de quienes protestaban el sistema pero sucumbían a sus mecanismos, sin dejar de darle objetivo a su música. "No hago canciones para hacer declaraciones. Lo que busco es pintar con las letras, creando imágenes coloridas. Creo que es lo que la música debería ser", dijo alguna vez.

Chris Cornell fue figura clave de la evolución estilística del rock, y de su propio crecimiento conceptual. Por eso recordaba a Johnny Cash cuando decía que un músico "de verdad" debe ser capaz de acompañarse tan solo de un instrumento y captar la atención del público durante dos horas. Eso guió sus años en solitario, su carrera quizá más sentida. 

Se fue uno de los grandes, y se fue muy joven.

Actualización: Pasadas las horas se confirmó que la causa de muerte fue suicidio. Se ahorcó en un cuarto de hotel en Detroit, según informó la Oficina del Médico Forense del Condado de Wayne al culminar la autopsia preliminar, que generará un reporte completo.

OPINIÓN - Paul Gillman y el fantasma del festival pasado

Por: Víctor Amaya

Paul Gillman fue invitado al Festival Rock al Parque que se realiza en Bogotá, emblemática plaza de música latinoamericana. Se ha dicho que fue retirado de la oferta "por chavista". Luego, que los organizadores alegan supuestas razones de seguridad. La medida buscaría en ese caso evitar que se produzca algún tipo de protesta en medio del concierto que desnaturalice el evento. Un escrache de metaleros.

Venezuela ya suma más de 40 días de continua protesta, en medio de reiteradas violaciones a la Constitución por parte del gobierno de Nicolás Maduro que Gillman apoya. Por tanto, era previsible que una parte del público asistente al concierto en Bogotá optara por levantar su voz por encima de las guitarras mientras el cantante de aquellos cuentos de Escalofrío estuviera en tarima.

El gestor cultural Julio Correal, quien además es uno de los creadores de Rock al Parque, le dijo a El Tiempo que el concierto se canceló "por dos posibilidades: primero, por ética, porque es difícil en estos momentos que vive Venezuela, montar un artista, activista y militante de la dictadura de Maduro. Y segundo, por cuestiones de seguridad. El festival nunca ha tenido una tendencia política. Ni siquiera se ha subido ningún alcalde (a la tarima), ni de derecha ni de izquierda ni nada. Y no porque se lo prohíban, sino porque todos han tratado de mantener la imparcialidad en el evento".

En una entrevista dada a La W en la capital colombiana, el músico que en 2013 llamó a votar por Maduro calificándolo como "el mejor candidato" dijo que respeta lo anunciado por el Festival pero le pareció una decisión no democrática, pues no se escucharon a las dos partes. Dijo también que él iba a cantar sus canciones de "ciencia ficción, de disfrutar" y no a dar mensajes políticos.

Además, afirmó que "yo tengo 30 ediciones de un festival en Venezuela -el Gillmanfest, patrocinado por el Estado- y nunca le hemos preguntado a los participantes o nunca nos hemos metido ni con su religión, ni con su preferencia política". Asimismo, afirmó que en el Suena Caracas no se censura y que en Venezuela se vive en perfecta democracia.

Pero a Paul Gillman lo alcanzó su propia historia, y no solo porque eso de retratarse con gobernantes acusados de romper el hilo constitucional, secuestrar elecciones, violar derechos humanos o pagar ilegalmente campañas millonarias a Odebrecht se ve feo, sino porque es falso que no haya censura en el Suena Caracas, sino porque él mismo ha asumido posiciones en contra de otras bandas. Aún se recuerda que en 2014 el Festival Suena Caracas presentó a Desorden Público y cuando aquellos dieron un mensaje contra la corrupción, fueron cortados de la transmisión oficial por televisión.


Dos años antes, en 2012, Gillman había criticado que la primera edición de ese evento incluyera a la banza Zapato 3. Entonces, dijo: "ZAPATO 3 es una banda de clara tendencia de oposición, hace tiempo que ya ni viven en este país, su cantante es yerno de Teodoro Petkoff furibundo apátrida venezolano, sus letras no dejan ningún mensaje constructivo a la juventud, sus neuronas solo alcanzan para cantarle a unas “pantaletas negras” (con enorme esfuerzo…)…Sin embargo los reciben como héroes y de paso instituciones del Estado se les rinden a sus pies y le spagan hasta 425 mil Bs POR PRESENTACIÓN (Aparte de los gastos), que tal????...... (...) Allí están nuestras instituciones gubernamentales, gobernaciones y alcaldías bolivarianas llenando los bolsillos de estos oportunistas quienes seguramente regresarán a su Miami a cagarse de la risa de nuestra revolución y de nuestro país".

En un segundo mensaje en su página de Facebook oficial señaló a varias bandas nacionales de haberse vendido a la industria y defendió la posición del movimiento del Rock Nacional de los años 80 y 90, con él a la cabeza por supuesto, frente los "Insurgentes" nacidos bajo el paraguas del Festival Nuevas Bandas. Un deseo por revivir la vieja y gastada disputa que antes tuvo enfrentados a los del Rock Nacional vs. los del Rock Venezolano.

Ese texto tuvo sus momentos de megalomanía: "La 5ta República toma el poder en 1999 al mismo tiempo que METALLICA hace vibrar el poliedro y con mas de 100 banderas de apoyo las y los metaleros del país me legitimas al mando del Movimiento y prácticamente se decreta la "Guerra a muerte" al falso rock (...) Es mi deber como líder del MRN decir las cosas por la calle del medio, pues si DENUNCIO con nombre y apelido a los que quisieron destruir al movimiento y se mofaron de el.... PROHIBIDO OLVIDAR....Por eso digo como lo dije en los 80`s y hasta que me muera ZAPATO 3, SENTIMIENTO MUERTO o sus derivados CARAMELOS DE CIANURO, MALANGA o cualquiera de estos grupos con nombres ridículos que no aportan NADA a la humanidad que son UNA MIERDA y NO VOLVERAN!!!"

Es cierto que luego Gillman borró esos mensajes y divulgó una disculpa pública por su "desequilibrado mensaje", donde afirmaba que "nunca más" daría mensajes de ese tenor. Pero sus posturas no solo removieron a quienes conocían su historia -y hasta recordaban su entrega al "falso rock" solo por Venevisión- sino que mostraron una posición bastante excluyente.

Lo ocurrido a Paul Gillman en 2017 en Colombia puede ser debatible, pero afirmar como lo ha hecho que en Venezuela no se censura ni se excluye a nadie por sus posiciones políticas es más que un exabrupto. En una cosa sí tiene razón, aquí no se "desinvitan" a los músicos a festivales, simplemente nunca son llamados a participar, en muchos casos. 

Durante la entrevista con La W, el cantante no contestó si cree haber sido beneficiado por su posición política. Habría que recordarle que el Gillmanfest ha contado desde que nació en 2005 con un constante apoyo gubernamental, tanto nacional como regional, que le ha permitido incluso tener múltiples ediciones en un solo año. Él mismo dijo en VTV en 2013 que Hugo Chávez es el verdadero fundador de ese festival.

En cualquier caso, lo ocurrido en Colombia igual le habrá masajeado un poco el ego a Paul. "Yo le agradezco mucho a Rock al Parque de haberme metido en la historia de la música, porque sin querer soy el primer cantante o grupo de rock sacado de un festival por motivos políticos. Hace dos días lloraba, pero hoy tendré que agradecer porque entré a los libros del Guiness, de la historia, pues".

En este enlace pueden leer la carta pública de Paul Gillman a los organizadores del Rock al Parque, y te dejamos la entrevista completa en La W de Bogotá:

VIDEO - El concierto sorpresa de John Wiliams por los 40 años de Star Wars


Esta semana se ha celebrado en Orlando la convención de fans de Star Wars más grande e importante del mundo, la Star Wars Celebration que festeja el 40 aniversario del estreno de la primera película, luego conocida como Episode IV: A New Hope. 

El día preciso de la conmemoración, el panel principal del evento reunió a los protagonistas de las dos primeras trilogías: Mark Hamill, Harrison Ford, Peter Mayhew, Billy Dee Williams, Anthony Daniels, Ian McDiarmid, Hayden Christensen y Warwick Davies, además de George Lucas

Al final de esa ocasión, además de presentar un tributo a la fallecida Carrie Fisher, se produjo un concierto sorpresa dirigido por el maestro John Williams, compositor de la banda sonora de toda la saga.

OPINIÓN - La voz de Kees


Por: Victor Amaya @victoramaya
Publicado en TalCual

Con Kees se podía conversar. Un intercambio con él era toda una experiencia, pues los sentidos había que agudizarlos para entender, pero también para hacerse entender. Sordomudo desde siempre, nacido en Holanda y llegado a Caracas ya adulto, dialogar en español era una tarea exigente. Él lo sabía y hasta se reía con inocencia. Pero no dejaba de decir las cosas, como fuera. De dejar claro su opinión. De reclamar cuando quiso hacerlo. De agarrar rabietas y hasta de decir que No. Quizá esos momentos producían más ideas entre los interlocutores de las que ambos lograban captar, pero la síntesis era única, siempre en buen puerto. 

La genialidad de su trazo y su maestría con el color posiblemente eran consecuencia de entender al mundo a partir de las imágenes, sin banda sonora más que los propios pensamientos. Quién sabe en qué idioma los tendría. Desde afuera se veían los resultados, en cada ilustración, en cada sonrisa, en cada palmada pesada, en cada apretón de manos cual tenazas, en cada obra de este artista con quien tuvimos el privilegio de compartir espacios, ideas, risas y hasta confabulaciones editoriales.

A Venezuela llegó al frente de un barco de vela, que él mismo guiaba. Y en Caracas se quedó. Decía que era por el sol, ese calorcito tropical que los nacidos en esta tierra normalizamos hasta no tomarlo en cuenta y que él aprovechaba siempre en pantalones cortos. Eso lo convirtió en caraqueño, como defendió hasta el último día siempre, además, convencido de que el país enfrenta su peor momento. Con sus lápices y pinceles -vestigios de un arte perdido en era digital- lo fue retratando siempre. Y que no le dieran cuerda para afirmar que estamos en dictadura.

De su boca salían sonidos, palabras, fuertes, imponentes, sin medida del volúmen; como sus dibujos. Así llenaba los espacios de la redacción. Mudo pero parlanchín. Porque Kees tenía voz, una llena de colores, trazos y escenas. Una que echaremos en falta en esta redacción.

PROGRAMA 288 - Gary Clark Jr., Residente, Desorden Público + C4 Trío (8/4/17)


En tiempos de calle caliente, bueno comenzar con Charly García "Cerca de la Revolución". Luego cumplimos una deuda contigo y Temples, para escuchar a Ninet Tayeb, una artista israelita que está mostrando las fusiones de sus raíces con el rock más descarnado. Seguimos con Jack White y su nuevo sencillo instrumental, además de dos nuevas piezas de The Jesus and Mary Chain reunidos luego de casi dos décadas; y un concierto con el genial Gary Clark Jr. que está presentando nuevo disco en directo.

La segunda hora comienza con la música fusionada de Desorden Público y C4Trío de su álbum Pa'fuera, además con comentario del propio Horacio Blanco.

Continuamos con el debut solista de Residente, con su disco homónimo de profundo trabajo conceptual.

Cerramos con Hoy en la Música del 8 de abril.


Esto Sí Suena
La banda sonora del siglo 21
Pacífica 90.7 FM - Caracas, Venezuela
Sábados 11 AM a 1 PM
@estosisuena
www.estosisuena.com

OPINIÓN - Frederick Pinto y la represión en El Sistema

Por Víctor Amaya @victoramaya
Publicado en TalCual

"Soy músico, voy a mi ensayo". Los gritos no sirvieron. La represión no escucha. El represor golpea sin miramientos.

Frederick Pinto toca el corno y forma parte del Sistema Nacional de Orquestas, el mismo que el Ejecutivo aprovecha de exprimir como treta publicitaria. El martes, se dirigía a su ensayo instrumento en mano y a pie y pasó cerca de la manifestación que reclamaba la destitución de magistrados golpistas, sin participar en ella. ¿Y si hubiese participado, qué? La Constitución es clara en su artículo 68 en el que se garantiza el derecho a manifestar.

Es injusto decir que pasó "por donde no debía", pues la calle es espacio público y lugar de encuentro. Pero a él le tocó que la Policía Nacional Bolivariana, convertida en fuerza represora y no en garante de la seguridad ciudadana, se lo llevara preso, lo golpeara, decomisara su instrumento.


Frederick Pinto nunca olvidará las horas que estuvo recluido y castigado por el mismo gobierno que alaba el Sistema al que él pertenece, la orquesta de la que forma parte, el programa que es orgullo de tantos. Quien crea y defienda aún, como lo ha dicho Gustavo Dudamel y otros directores, que esa institución es una suerte de isla en medio de las aguas revueltas, un oasis en el desierto y un espacio de protección frente a la turbulencia, está equivocado. Lo demostraron esos policías que soltaron trancazos conta un músico que dejó claro ser músico, que portaba un instrumento de tamaño evidente que se identificó.

La represión llegó a El Sistema, y en aunque en las orquestas hable más la música que las palabras, cada nota ahora será tocada con la fuerza y la indignación de quien ha sido agredido. Porque una orquesta es una familia, y porque El Sistema genera un sentido de pertenencia mosquetero. 

En noviembre de 2016, Carolina Cestari, entonces viceministra para la Suprema Felicidad, les dijo a empleados de esa organización que “si usted no está de acuerdo con el proceso revolucionario, sea coherente con su posición política y busque trabajo en otro lado”. Ahora un músico recibe golpes, cárcel, insultos y represión. Se acabó el sueño apolítico del Sistema de Orquestas. Y se comenzará a notar, aunque haya mordazas. La reacción de sus compañeros forma parte de eso. Además, no será la primera vez que la música académica transmite con sus notas mensajes antidictatoriales mientas los secuestradores aplauden desde el palco y pagan las cuentas, aunque las de aquí estén menguando.

RESEÑA - El crecimiento en Espiral de Alfred Gómez Jr.


El segundo disco del cantautor venezolano explora, desde la primera persona, procesos expansivos incluyendo el de su propia estética

Víctor Amaya @victoramaya
Publicado en TalCual

Es quizá uno de los productores venezolanos de la escena actial cuyos resultados son más limpios. Se nota que dedica gran parte del tiempo no solo a construir canciones, su letra, su mensaje, sino también a cuidar el sonido y a detallar que cada cosa suene como tiene que sonar.

En su nuevo disco, Espiral, explora la belleza expandiendo los horizontes de su repertorio. Se trata de música bien pensada que escoge el estilo a usar en consonancia con el contenido. Por eso hay piezas que se inclinan al pop y otras incluso a la balada romántica. 

Es el segundo álbum como solista de Alfred Gómez Jr., quien en 2012 entregó Simple. Ahora, la estética incluye más pinceladas de blues y de soul. Se nota con la incorporación de sonidos de teclado clásico, primigenios y como de otra época, que juegan un rol fundamental en ubicar las emociones de las canciones. Ocurre, por ejemplo, en "Cada cosa en su lugar".


Otras piezas funcionan como páginas de un libro que va retratando vivencias. "El árbol de los frutos", la que abre el listado, se presenta en ritmo 3/4 y condensa vivencias de quien se maravilla ante el imponente Autana. Se trata de una sinceridad que va vertiendo el músico durante todos los 44 minutos totales, repartidos en 11 pistas.

El contenido de este trabajo está escrito principalmente desde la primera persona, desde la propia piel, desde la visión humana, subjetiva, descarnada. Mientras, su concepto explora el crecimiento, la progresión en forma de espiral, de adentro hacia afuera, sin perder el centro pero sin aferrarse a unos márgenes, en un movimiento que también permite volver al inicio. Ida y vuelta. 

Así se evidencia en la canción que da título al LP, que explora el concepto a partir de su propio proceso de creación: el autor la compuso a partir de admirar al maraquero Manuel Rangel tocando y moviendo los brazos y los instrumentos generando un sonido que se difunde en ondas. 


En la canción "Siempre escucha" canta como invitado Guillermo Carrasco, una de las voces más melódicas de la escena nacional. Una dupla lograda con tesón y talento. Alfred Gómez Jr. es su admirador, así que se le nota la emoción de trabajar con quien escuchó su música y quedó convencido. La canción, en tanto, reflexiona sobre la fe y la falta de ella, su cuestionamiento y la entrega.

Espiral está producido por Alfred Gómez Jr. junto a Max Martinez, con una lista de invitados más que respetable, incluyendo a Gonzalo Teppa, Edward Ramírez, Chego Cabrices, Gabriel Lamberti, José Ángel Regnault, Manuel Rangel, Reynaldo Goitía y Vladimir Quintero, entre otros.

Todos los Memorias de la Música

Esto Sí Suena TV